Diseñadores: Digamos "BASTA"

El siglo XXI es apenas un niño de seis años; lo hemos recibido con fuegos de artificio, lo hemos visto, en vivo y en directo, llegar a Pekín, Madrid o Moscú; pero desde que el hombre es hombre, desde que irguió su espalda para ver el horizonte, hemos construido un agujero oscuro de odio e intolerancia, un agujero que se está devorando al mundo y a nuestra humanidad; la tuya, la mía, la de todos. Un agujero, cada vez más grande. Este pequeño de seis años se asoma a la CNN para ver cómo Irak está en llamas, mientras el vaquero que la incendió se jacta de hacerlo y piensa hacer lo mismo con Irán, o Sierra Leona, o tu país; para ver como en África Subsahariana el 30% de la población esta infectada de VIH y los laboratorios se acercan sólo para hacer pruebas con sus nuevas y promisorias drogas; para ver cómo mueren en Latinoamérica millones de personas por el hambre, la contaminación, o el olvido; para ver como niños de su edad trabajan en Asia 18 horas diarias en las fábricas que proveen a las multinacionales; para ver cómo muere una persona por minuto a causa de un disparo de arma de fuego. En el siglo XX nos sorprendíamos de la anticipación de Verne: el viaje a la luna, la vuelta al mundo; hoy son otras las profecías que se cumplen, la de Huxley con su mundo sintético y artificial, la de Orwell, que no pudo adivinar que todo comenzaría mucho antes de "1984".Es mucho para el niño siglo, él se espanta, tapa sus ojos con sus manos, y nosotros lo miramos, sólo miramos. Digamos "BASTA", y que nuestra voz llegue a todos los rincones del planeta. El Centro de Diseño de Rosario, Argentina, en forma conjunta con Trama Visual A.C. de México, y con la colaboración de la Comisión de Derechos Humanos del Concejo Deliberante de la ciudad de Rosario, convoca a los diseñadores del mundo a decir "BASTA". Deseando contar con vuestra participación, aprovechamos la oportunidad para saludarle cordialmente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Talk is cheap. Exposición David Heras Verde.

Crítica de Gregorio Vigil-Escalera